Principios rectores de la mediación

Principios Rectores de la Mediación

La mediación es un procedimiento al que se debe recurrir antes de que se genere un conflicto, pues sirve para negociar de manera efectiva y con plena certeza jurídica, términos y condiciones contractuales. En caso que el conflicto ya exista, la mediación servirá para gestionar el conflicto y resolverlo de manera efectiva. Son muchas las bondades de la mediación, y estas derivan de los principios rectores establecidos en el artículo 8° de la Ley de Justicia Alternativa del Tribunal Superior de Justicia del D.F.

1. Voluntariedad. La participación de los particulares en la mediación deberá ser por propia decisión, libre y auténtica.

2. Confidencialidad. La información generada por los mediados durante la mediación no podrá ser divulgada.

3. Flexibilidad. La mediación carecerá de toda forma rígida, ya que parte de la voluntad de los mediados.

4. Neutralidad. Los mediadores se deberán mantener exentos de juicios, opiniones y prejuicios propios respecto de los mediados, que puedan influir en la toma de decisiones.

5. Imparcialidad. Los mediadores deberán mantenerse libres de favoritismos, inclinaciones o preferencias personales, que impliquen la concesión de ventajas a alguno de los mediados.

6. Equidad. Los mediadores proporcionaran condiciones de equilibrio entre los mediados, para obtener acuerdos recíprocamente satisfactorios.

7. Legalidad. La mediación tendrá como límites la voluntad de las partes, la ley, la moral y las buenas costumbres.

8. Economía. El procedimiento deberá implicar el mínimo de gastos, tiempo y desgaste personal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *